Grasas buenas vs grasas malas

Las grasas están muy demonizadas, sin embargo son parte fundamental de la alimentación y de las funciones de nuestro organismo. Un 30% de nuestra dieta diaria debería estar formada por grasas de buena calidad.

Grasas buenas vs grasas malas

Uso y abuso.

La realidad es que la grasa está demasiado presente en los productos elaborados (y en la mayoría de los casos son grasas perjudiciales saturadas o hidrogenadas) e ingerimos más de la cuenta debido a abuso de los productos de origen animal (una excepción son los pescados azules que contienen grasas cardiosaludables).

El consumidor no siempre tiene conocimiento del tipo de grasa que tienen añadidos los productos. Muchas marcas se limitan a indicar entre sus ingredientes el termino “grasa o aceites vegetales” confundiendo al consumidor pues se le asocian beneficios para la salud, y tras ese mensaje se esconden grasas perjudiciales para la salud cardiovascular. Las grasas de coco o de palma (catalogadas como aceites vegetales) son grasas saturadas perjudiciales para nuestro sistema cardiovascular.

¿Qué son las grasas saturadas?

Son las grasas llamadas “malas” ya que su consumo en exceso tiene la capacidad de aumentar el colesterol sanguíneo. Es abundante por naturaleza en los alimentos de origen animal (excepto pescados) y en las antes mencionadas grasas de coco o palma que son usadas muy frecuentemente para elaborar repostería industrial, aperitivos dulces y salados.

¿Qué es la grasa insaturada?

También conocidas como grasas “buenas” por su particularidad de reducir  los niveles de colesterol en sangre. Se encuentran en alimentos de origen vegetal: aceite de oliva y semillas (girasol, maíz, soja), frutos secos y pescados azules.

¿Qué son las grasas hidrogenadas?

Es una forma físico-química en la que se pueden presentar las grasas, también denominadas grasas “trans”. ¿Cómo se obtienen? Los aceites vegetales son líquidos a temperatura ambiente y se pueden hacer más sólidos introduciendo moléculas de hidrógeno (hidrogenación), y haciéndolas igualmente más saturadas. A pesar de su origen vegetal, el tratamiento físico-químico aplicado hace que en nuestro organismo actúen como grasas “malas”. Un ejemplo son las margarinas que también se usan en snacks salados y repostería.

Lee el etiquetado.

Cuando un fabricante no especifica la grasa que usa (oliva, girasol, soja, mantequilla…), lo habitual es que ésta sea poco saludable. Tanto las grasas saturadas como las hidrogenadas tienen el mismo comportamiento en el organismo y consumidas en exceso aumentan las tasas de colesterol, triglicéridos plasmáticos, contribuye a la aparición de hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia y arterioesclerosis.

EtiquetaLeer e interpretar la etiqueta de los alimentos es la mejor alternativa para clasificar el tipo de grasa que queremos tomar de las que nos intentan vender, si eliges bien tu salud te lo agradecerá. Tomar puntualmente el tipo de grasas “malas” no te va a causar una gran mella en tu salud si llevas una alimentación equilibrada como norma general. Lo malo es el abuso y un erróneo patrón alimentario diario. Pero mantenernos alejados de estas grasas “malas” es la mejor inversión de salud.

________________________________________

“Visita la Tienda Online
Market Dietas Store aquí”.

________________________________________

Tu Dietista Mari Carmen Ramírez
Market Dietas
Tienda: Market Dietas Store
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s