Celulitis a raya con unos cambios de hábitos

La celulitis es grasa acumulada en las capas superiores de la piel. También denominada “piel de naranja” porque su aspecto recuerda a la piel de esta fruta. Afecta tanto a hombres como a mujeres, es independiente del peso y sus causas son diversas.

celulitis

Se produce porque, por diversas causas, las paredes de los vasos sanguíneos no están permeables para distribuir por todo el cuerpo los líquidos que transportan. Esta modificación afecta al tejido graso, a los vasos sanguíneos y a las células grasas, que se unen entre si formando nódulos perfectamente palpables, con el típico aspecto de “piel de naranja”.

La celulitis afecta al 90% de las mujeres. Puede aparecer a cualquier edad, aunque muchas veces coincide con épocas de cambios hormonales importantes, como los de la pubertad, el embarazo o la menopausia.

Las causas.

No existe una única causa que provoque el desarrollo de la celulitis. Las más destacadas son:

Factores endocrinos.

Embarazo, menopausia, ciclo menstrual, pubertad, medicamentos hormonales (anticonceptivos).

Factores genéticos.

Aparecen por herencia genética familiar.

Trastornos circulatorios.

No se eliminan bien los líquidos y, al hincharse, el tejido adiposo bloquea la circulación y se acumulan toxinas.

Hábitos de vida.

Falta de ejercicio o sedentarismo, alcohol, tabaco, estrés, ropa muy apretada, fajas… Todos estos factores comprimen los vasos sanguíneos, lo que dificulta la circulación y, por tanto, la eliminación de líquidos.

Alimentación inadecuada.

La celulitis no es sinónimo de obesidad. Puede aparecer en personas delgadas, obesas o de peso normal. Cualquiera que siga una alimentación incorrecta o no puede llegar a tener celulitis, pero si los hábitos son erróneos habrá más posibilidad de padecerla. Si la padece alguien obeso, lo primero que se debe hacer es atacar a la obesidad manifiesta con una dieta hipocalórica y equilibrada. Si hay celulitis sin sobrepeso no se debe adelgazar para solucionar el problema, lo que se debe hacer es revisar los hábitos alimentarios, para corregir los errores que la pueden estar causando o agravando.

Tratamiento dietético.

No existe una dieta específica que elimine la celulitis, pero sí hay unas normas que la pueden mejorar.

La dieta anticelulítica coincide con las normas generales de nutrición: debe ser completa y equilibrada, y aportar todos los nutrientes que el organismo necesita (hidratos, de carbono, proteinas, grasa, vitaminas, minerales y fibra), en proporción adecuada. éstas son las pautas a seguir:

  • Evitar los alimentos grasos. Embutidos, carnes grasas, quesos grasos (manchego, Roquefort, Camembert, Gruyere, bola), salchichas, mantequilla, crema de leche, nata, fritos. Evitar las grasas saturadas. Los lácteos deben ser desnatados.
  • Disminuir el consumo de alcohol. Tanto por su contenido calórico como por sus muchos efectos perjudiciales, sobre todo para el hígado. Una de las muchas funciones de esta órgano es depurar las sustancias que vienen del propio organismo o de los alimentos. Si no se depuran, se acumulan en el tejido graso y predisponen a la celulitis.
  • No tomar más de un vaso de vino. En la comida y en la cena y acompañado de comida saludable. El resto de bebidas alcohólicas debe restringirse. Café, té, colas, tabaco deben  limitarse.
  • Disminuir el consumo de sal así como los alimentos ricos en sal (alimentos enlatados, frutos secos salados, platos precocinados, embutidos, quesos, galletas, aceitunas, encurtidos…). El exceso de sal predispone a la celulitis, porque provoca retención de líquidos. La sal que ingerimos llega llega a los tejidos y allí, en condiciones normales, se elimina sin dificultad. Sin embargo, en algunas personas la sal provoca una retención de agua importante.
  • Limitar el consumo de carne. Escogerla siempre magra y repartirla en unas tres tomas a la semana, variando los menús con huevos y pescado.
  • Mantener un aporte adecuado de hidratos de carbono. Patatas y cereales integrales prioritariamente (arroz, pan, pasta); consumir abundante verdura cruda y cocida: espárragos, judías verdes, coles de bruselas, endibias, lechuga, escarola, tomates, pepino
  • La fruta debe consumirse en una proporción de unas 3 raciones al día aproximadamente. Preferible que se pueda tomar con piel: manzanas, peras y ciruelas son buenas opciones (o las que te guste). No deben consumirse de postre dulces, azúcares ni bebidas azucaradas.
  • Beber como mínimo 1,5 litros de agua al día. Ayuda al organismo a eliminar sustancias de desecho. Hacerlo a cualquier hora que te apetezca pero no beber demasiada agua comiendo para no diluir los jugos gástricos e interferir en la digestión. La retención de líquidos que se produce en la celulitis no depende del agua que ingerimos, es un error dejar de beber agua creyendo que así retendremos menos líquidos, será al contrario, si no bebemos agua no eliminaremos las toxinas y se empeorará la celulitis. ¡La hidratación es muy importante!

celulitispSi necesitas asesoramiento personalizado ponte en contacto  con nosotros tendrás toda la ayuda que necesites incluso con tu plan anticelulítico, practicamos la motivación. ¡Apúntate al cambio hacia la salud!.

________________________________________

“Visita la Tienda Online
Market Dietas Store aquí”.

________________________________________

Tu Dietista Mari Carmen Ramírez
Market Dietas
Tienda: Market Dietas Store
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s