Los fitoesteroles y su relación con el colesterol

Cuidar tu corazón es simple, cambia tu estilo de vida. Una ayuda para cuidar tu corazón: “los fitoesteroles“. Los fitoesteroles forman parte de una dieta equilibrada para reducir el colesterol.

fitoesteroles

Photo Compfight

Según la Fundación de Hipercolesterolemia Familiar (FHF) más de 100.000 españoles sufren problemas de colesterol, lo que aumenta en un 50% la posibilidad de muerte por infarto de miocardio y reduce en 30 años la esperanza de vida.

Para frenar estas estadísticas, la industria alimentaria ha lanzado una serie de alimentos denominados funcionales, entre los que encontramos los fitoesteroles, unos compuestos naturales  de origen vegetal presentes en pequeñas cantidades en algunos alimentos de nuestra dieta tales como el aceite de girasol y la soja.

Son moléculas estructuralmente parecidas al colesterol animal y/o humano, y se ha demostrado que su ingesta proporciona unas serie de beneficios al organismo: el efecto más importante de los fitoesteroles es que bloquean la absorción del colesterol a nivel intestinal (disminuye las concentraciones de colesterol total y colesterol LDL). Se recomienda una ingesta diaria de 2gr. Poseen además propiedades: inmunomoduladoras, antiinflamatorias, antitumorales, bactericidas y fungicidas.

La evidencia epidemiológica ha confirmado la teoría lipídica de la arteriosclerosis. Diferentes estudios, han demostrado que las poblaciones con una ingesta elevada de grasas de origen animal, presentan niveles de colesterol más elevados y mayor morbimortalidad cardiovascular. La incidencia de cardiopatía isquémica está en relación directa con la hipercolesterolemia, incrementando el riesgo de sufrir un episodio coronario.
El colesterol sérico elevado, es también un factor de riesgo para: accidente vascular cerebral y enfermedad vascular periférica.

¿Dónde encontramos los fitoesteroles?

La presencia y la distribución de los fitoesteroles en las diferentes especies vegetales están ampliamente documentadas.

Se encuentran en casi todos los tallos, frutos y hojas vegetales. Las principales fuentes naturales son los aceites vegetales (maíz, soja, girasol) en especial los vírgenes de 1ª presión en frío, semillas oleaginosas, en cereales de grano entero, legumbres, frutos secos y sésamo. Por el contrario, las frutas y verduras aportan cantidades muy pequeñas. Los estanoles vegetales están presentes sólo en cantidades despreciables en la mayoría de las especies vegetales, a excepción de algunos cereales. El contenido de fitoesteroles varía mucho entre los alimentos, siendo mayor en las nueces y aceites.

Sin embargo, los niveles presentes en los alimentos no son suficientes para lograr un efecto en los niveles altos de colesterol. En la actualidad se han desarrollado nuevo vehículos alimentarios,  se añaden de modo intencionado a algunos alimentos por sus propiedades. En un principio, los fitoesteroles se introducían en productos de tipo margarina por razones esencialmente tecnológicas. Más tarde, se han estudiado otros modos diferentes de proporcionar a nuestro organismo fitoesteroles como los aceites, salsas para ensaladas, leches, productos lácteos de tipo yogur, productos a base de carne, bebidas no grasas, confitería y productos a base de cereales.

Ingesta diaria.

Los fitoesteroles no son sintetizados por el organismo y  son escasamente absorbidos por el intestino. La ingesta diaria, es variable, ya que depende de los hábitos alimentarios, encontrándose en un rango de 160 a 500 mg/día. La dieta occidental, ofrece unos 100-300mg de fitosteroles al día, con un consumo en el norte de Europa de 200-300 mg/día, mientras que los japoneses y los vegetarianos consumen alrededor de 300-450 mg/día. Los fitoestanoles, en la dieta occidental contiene entre 20 y 50mg por día.

Según recomendaciones establecidas por estudios científicos, la ingesta diaria de fitoesteroles debe ser de 1,5 a 3 g/día para lograr una disminución del 10 al 15% del colesterol malo o LDL.

Propiedades y funciones.

La principal facultad de estos compuestos es que bloquean la absorción del colesterol a nivel intestinal.

Para que lo entendamos, en nuestro cuerpo el colesterol no utilizado se va a excretar al intestino en la bilis de forma intacta o bien degradado en ácidos biliares. En el intestino una parte de este colesterol se volverá de nuevo a reabsorber y pasará a las arterias, donde se acumula con el peligro que ello conlleva, ya que puede ocasionar problemas cardiovasculares.

Los fitoesteroles vegetales no son bien absorbidos por el tracto gastrointestinal (a pesar de ser químicamente casi iguales que el colesterol), por lo que su acción se limita al intestino, en donde se inhibe la absorción del colesterol tanto endógeno (“bueno”) como exógeno (“malo”). De hecho los especialistas afirman que, “la absorción de colesterol se estima en un 45% de la ingesta en condiciones normales, mientras que consumiendo fitoesteroles en cantidades elevadas, esta absorción puede bajar aproximadamente al 25%”. Esto quiere decir que la absorción del colesterol se puede disminuir hasta en un 20%.

      Funciones de los fitoesteroles:
  • Impiden la absorción del colesterol malo en el intestino.
  • Disminuyen la esterificación del colesterol a nivel celular.
  • Estimulan la salida del colesterol desde la célula hacia el intestino, aumentando de esta forma su excreción.

Los esteroles naturales, la asignatura pendiente.

Las dietas occidentales contienen relativamente pocos fitoesteroles. De los europeos, los ingleses son los que más consumen con una media de 167 mg/día. A nivel mundial, en Japón, el aporte alimentario de este componente se estima en alrededor de 373 mg/día mientras que en México, la cantidad consumida asciende a 400 mg/día de fitoesteroles, por su dieta rica en maíz y alubias.

Tipos de fitoesteroles.

Existen 25 tipos diferentes de fitoesteroles, los tres más consumidos son los siguientes:

Toxicidad y seguridad alimentaria.

Son compuestos que se absorben muy poco y se excretan rápidamente por la bilis. La dosis de 2 gramos/día es considerada inocua. Sin embargo, dosis superiores según estudios realizados reducen la absorción de carotenos. Los fitoesteroles podrían tener cierto efecto sobre los carotenos o vitaminas liposolubles disminuyéndolos en el organismo. Es necesario mantener una alimentación rica en frutas y verduras y baja en grasa para evitar la disminución de los betacarotenos que se observan cuando se consumen alimentos ricos en fitoesteroles.

No se recomienda el consumo de dos o más productos enriquecidos con esta sustancia. Se recomienda en personas con valores normales de colesterol pero que presentan otros factores de riesgo, en casos de hipercolesterolemia familiar. No es recomendable su consumo en menores de 5 años, mujeres embarazadas o durante la lactancia.

Dosis recomendada e indicaciones.

Hay numerosas evidencias científicas, de estudios clínicos controlados, en la que se indica que el consumo de fitoesteroles o estanoles en dosis de 1,5-4 g/día disminuye la colesterolemia en promedio de 10%, con una variabilidad entre 5 y 25%.

Esto ocurre, aunque la dieta sea baja en colesterol, porque la bilis transporta grandes cantidades de colesterol al intestino, cuya reabsorción se dificulta cuando se ingieren esteroles vegetales.

Hay un dintel, ya que el efecto hipocolesterolemiante es dependiente de la dosis, hasta 2 g/día, pero ya no aumenta con dosis superiores, por lo que esta es la dosis recomendada.

Los alimentos modificados por enriquecimiento con fitoesteroles/estanoles son claros ejemplos de alimentos funcionales o nutracéuticos, productos dietéticos naturales o elaborados que se han transformado para proporcionar un beneficio más allá del aroma, sabor o valor nutritivo, y que afectan a un parámetro fisiológico mensurable y útil en términos de prevención de enfermedad o promoción de la salud.

Los fitoesteroles forman parte de una dieta equilibrada para reducir el colesterol. Dieta contra el colesterol Market Dietas ver aquí.

Referencias bibliográficas y webs consultadas:

  • Fitoesteroles y fitoestanoles: Propiedades saludables. Phytosterols and phytostanols: Health claims Muñoz Jáuregui Ana María, Alvarado-Ortíz Ureta Carlos, Encina Zelada Christian. Docentes de Ciencias Básicas de la FMH-USMP. Revista Horizonte Médico, volumen 11. Julio – Diciembre 2011.
  • Unidad de prevención cardiovascular y rehabilitación cardiaca del hospital Dipreca.
  • Fundación Hipercolesterolemia Familiar.

________________________________________

“Visita la Tienda Online
Market Dietas Store aquí”.

________________________________________

Tu Dietista Mari Carmen Ramírez
Market Dietas
Tienda: Market Dietas Store
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s