No hace ruido ni molesta: el colesterol

¿Sabías que una proporción del colesterol sanguíneo se produce en el hígado? Lo que tal vez no sabías es que las grasas saturadas NO son las responsables de los problemas cardiovasculares, has leído bien, los hidratos de carbono son los que cobran protagonismo nutricionalmente mediático y no para bien.

Colesterol_Market DietasEl colesterol es una sustancia blanda y cerosa que está presente en todas las partes del cuerpo, tales como el sistema nervioso, la piel, los músculos, el hígado, los intestinos y el corazón. Es producido por el cuerpo y también se obtiene de los productos animales de la dieta. El colesterol se fabrica en el hígado y es necesario para las funciones normales del cuerpo como la producción de hormonas, ácidos biliares y vitamina D. El exceso de colesterol en la sangre contribuye a la aterosclerosis y, como consecuencia, a la enfermedad cardíaca. El riesgo de padecer una enfermedad cardíaca o aterosclerosis aumenta proporcionalmente al aumento del nivel de colesterol en sangre.

♥ Alimentos que producen colesterol.

Entre los alimentos ricos en colesterol figuran los huevos, el hígado y los riñones. Sin embargo. la fuente principal del colesterol son, en realidad, todos aquellos productos ricos en grasas saturadas, por ejemplo, la nata, la mantequilla, los quesos curados y las carnes grasas como la de cerdo, de cordero y de res. A su vez, el hígado las transforma en colesterol (bueno HDL y malo LDL).

¡PERO PRESTA ATENCIÓN! Los últimos estudios sobre este tema descartan la relación entre grasas saturadas y colesterol en sangre elevado, es más, se asocia al consumo abusivo de hidratos de carbono sobre todo a los refinados.

La Academia Americana de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics) antes conocida como ADA y ahora como AND, siendo la asociación más numerosa e importante de nutricionistas en EEUU y a nivel mundial, presentó una carta abierta a la comisión que actualmente está escribiendo las nuevas directrices nutricionales que van a publicarse este año (2015).

Las “sugerencias” más reseñables a las que se hace mención son los siguientes:

  1. Ningún estudio científico de los publicados hasta el momento en humanos ha sido capaz de asociar el consumo de grasa saturada con enfermedad cardiovascular. (La grasa saturada deja de ser un enemigo).
  2. Los resultados de varios estudios han estimado como cercano a cero el impacto del consumo de grasas saturadas sobre el riesgo cardiovascular.
  3. El consumo de hidratos de carbono conduce a un mayor riesgo cardiovascular que el consumo de grasas saturadas.  (Comer hidratos de carbono es más perjudicial para tu salud que consumir grasa saturada).
  4. Apoyan la decisión de NO limitar el consumo de colesterol dietético (actualmente se recomienda no consumir más de 300mg) ya que la evidencia científica actual no muestra relación significativa entre el consumo de colesterol en la dieta y los niveles de colesterol en sangre,
  5. A pesar de que si hay relación entre el consumo de grasas saturadas y el aumento de colesterol LDL (c-malo), se les ha olvidado que también aumenta el HDL (c-bueno); es irrelevante su relación entre su consumo en dieta y que pueda provocar riesgo cardiovascular.
  6. Sugieren que en las próximas directrices se adopten dietas que hasta ahora no se han recomendado como son las dietas bajas en hidratos de carbono y que se ayude a reconocer y escoger las más saludables dentro de este tipo de alimentación.

Además añadir a favor del colesterol que las células de todo el cuerpo utilizan el colesterol para producir una serie de hormonas importantes e imprescindibles para el crecimiento y la reproducción. El colesterol es un componente vital para la formación de nuevas membranas celulares en diferentes partes del cuerpo. Además, también es un ingrediente esencial de la bilis producida en el hígado, que más adelante pasa al intestino para ayudar a digerir las grasas.

♥ El exceso de colesterol.

Casi todo el colesterol que llega a la corriente sanguínea es producido por el hígado, debido a la metabolización de una gran variedad de alimentos. Sin embargo, ya que la necesidad diaria de colesterol para satisfacer la función celular se abastece sobradamente gracias a la misma función del hígado, el organismo no precisa ningún aporte suplementario de colesterol. Además sólo una pequeña parte de estos alimentos ricos en colesterol, como los huevos o el pescado azul, se absorben directamente.

Por otro lado la glucosa en su metabolización es transportada desde el intestino al hígado y de este a todos los tejidos del torrente sanguíneo. Si existe un exceso de glucosa esta se transformará rápidamente en grasa, que se acumulará principalmente en la zona abdominal, originará un aumento de su perímetro (⇒⇒IMC e Índice cintura/cadera leer aquí) y exceso de peso; esta situación sí acabará dañando a nuestro sistema cardiovascular.

♥ El colesterol en la sangre.

El colesterol producido por el hígado se une con aquel que circula por la corriente sanguínea. Una vez en la corriente sanguínea, el colesterol pasa por todo el organismo para que las células puedan cubrir directamente todas sus necesidades. El exceso de colesterol sigue circulando por la sangre y puede llegar a alcanzar niveles demasiados elevados. El organismo continúa produciendo el colesterol necesario sin tener en cuenta el que se haya podido originar con la ingesta de los alimentos.

Resulta obvio que las personas que poseen un alto nivel de colesterol corren un mayor riesgo de sufrir un infarto de miocardio, una angina de pecho o trastornos circulatorios. El exceso de colesterol se adhiere a las paredes de las arterias en forma de depósitos de grasa obstruyendo el flujo sanguíneo a los diferentes órganos, como el corazón o el cerebro.

Reducir este tan alto nivel simplemente modificando la dieta diaria se puede hacer complicado, no se trata de una cuestión de comer una menor cantidad de alimentos ricos en colesterol o grasas saturadas, ya que esto solamente produciría un mínimo efecto sobe el nivel ya existente. Para reducirlo se debe comer una menor cantidad de hidratos de carbono, sobre todo refinados por todo lo expuesto anteriormente, seguir una dieta equilibrada o hipocalórica si procede, realizar actividad física y evitar el alcohol y el tabaco que son factores negativos detonadores de enfermedades cardiovasculares.

>>>>> <<<<<

También puede que te interese leer:

>>>>> <<<<<
 ________________________________________
“Visita aquí
la Zona VIP
Market Dietas”
 ________________________________________
Tu Dietista Mari Carmen Ramírez
Market Dietas
Market Dietas Store

www.marketdietas.com
Síguenos en: Facebook | Twitter | Instagram | Google+ | Pinterest

Fuentes:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s